lunes, 15 de abril de 2013

Cuento sobre el chisme y la crítica: Las tres rejas


Un joven discípulo de un sabio filósofo llega a la casa de éste y le dice:

Maestro, un amigo tuyo estuvo hablando mal de ti con malevolencia.
— ¡Espera! — lo interrumpe el filósofo— ¿Ya hiciste pasar por las tres rejas lo que vas a contarme?
— ¿Las tres rejas? — preguntó el discípulo

— Sí, la primera es la verdad. ¿Estás seguro de que lo que quieres decirme es absolutamente cierto?
— No, lo oí comentar a unos vecinos— respondió el discípulo
— Al menos lo habrás hecho pasar por la segunda reja, que es la bondad. Eso que deseas decirme, ¿es bueno para alguien? — agregó el filósofo.
— No, en realidad no; al contrario…— respondió el discípulo
— ¡Ah, vaya! La última reja es la necesidad. ¿Es necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta?
— A decir verdad, no— respondió el discípulo.

Entonces dijo el sabio sonriendo:
— Si no es verdadero, ni bueno, ni necesario, sepultémoslo en el olvido.

Anónimo

Fuente: Siempre hay otra opción- Alejandro Ariza

2 comentarios:

  1. Gracias por compartir este cuento. Lo oí hace mucho en una radio o emisora local.
    Y me encantó. Porque muchas veces préstamos oido, cuando no es bueno, verdad o necesario.
    Son lecciones de vida. Y trato de aplicar esta regla en mi vida, desde que lo escuché.
    Te agradezco nuevamente, haberla compartido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente reflexión. Saber que aveces hacemos el papel de idiota escuchando a quien se dedica a decir chismes.

      Eliminar