viernes, 26 de julio de 2013

Frase célebre de Paulo Coelho sobre la vida

imagen: morguefile

Sinceridad - Frase célebre de William Shakespeare


En la antigua Italia, los escultores poco escrupulosos ocultaban los defectos de sus obras llenándolos con cera, presentando unas esculturas que no eran lo que parecían ser. 

La cera al poco tiempo se derretía o desprendía, revelando el defecto tanto de la obra como del artista.

Los artesanos auténticos empezaron a identificar su obras grabando en todas ellas unas palabras en latín: sine cera, Sine es sin, y cera es cera.

Una escultura sine cera es una escultura sin cera. 
El sello de autenticidad tranquilizaba a los clientes con respecto a su adquisición.

Fuente El poder de las palabras de Kevin Hall

miércoles, 24 de julio de 2013

Cuento sobre ser un Santo - Anthony de Mello

Érase una vez un hombre tan piadoso que hasta los ángeles se alegraban viéndolo. Pero, a pesar de su enorme santidad, no tenía ni idea de que era un santo. El se limitaba a cumplir sus humildes obligaciones, difundiendo en torno suyo la bondad de la misma manera que las flores difunden su fragancia, o las lámparas su luz.

Su santidad consistía en que no tenía en cuenta el pasado de los demás, sino que tomaba a todo el mundo tal como era en ese momento, fijándose, por encima de la apariencia de cada persona, en lo más profundo de su ser, donde todos eran inocentes y honrados y demasiado ignorantes para saber lo que hacían. Por eso amaba y perdonaba a todo el mundo, y no pensaba que hubiera en ello nada de extraordinario, porque era la consecuencia lógica de su manera de ver a la gente.

Un día le dijo un ángel: “Dios me ha enviado a ti. Pide lo que desees, y te será concedido. ¿Deseas,tal vez, tener el don de curar?”
“No”, respondió el hombre, “preferiría que fuera el propio Dios quien lo hiciera”.

“¿Quizá te gustaría devolver a los pecadores al camino recto?” 
“No”, respondió, “no es para mí eso de conmover los corazones humanos. Eso es propio de los ángeles”. 
“¿Preferirías ser un modelo tal de virtud que suscitaras en la gente el deseo de imitarte?” 
“No”, dijo el santo, “porque eso me convertiría en el centro de la atención”.

“Entonces, ¿qué es lo que deseas?”, preguntó el ángel. 
“La gracia de Dios”, respondió él. “Teniendo eso, no deseo tener nada más”. “No”, le dijo el ángel, “tienes que pedir algún milagro; de lo contrario, se te concederá cualquiera de ellos, no sé cuál...” 
“Está bien; si es así, pediré lo siguiente: deseo que se realice el bien a través de mí sin que yo me dé cuenta”.

De modo que se decretó que la sombra de aquel santo varón, con tal de que quedara detrás de él, estuviera dotada de propiedades curativas. Y así, cayera donde cayera su sombra -y siempre que fuese a su espalda-, los enfermos quedaban curados, el suelo se hacía fértil, las fuentes nacían a la vida, y recobraban la alegría los rostros de los agobiados por el peso de la existencia.

Pero el santo no se enteraba de ello, porque la atención de la gente se centraba de tal modo en su sombra que se olvidaban de él; y de este modo se cumplió con creces su deseo de que se realizara el bien a través de él y se olvidaran de su persona.

Anthony de Mello



Frase célebre de fortaleza - Albert Camus

Agregar leyenda
imagen: pixabay

Papa Francisco : Necesitamos Santos

Necesitamos santos sin velo, sin sotana. 

Necesitamos santos de jeans y zapatillas.

Necesitamos santos que vayan al cine, escuchen música y paseen con sus amigos.


Necesitamos santos que coloquen a Dios en primer lugar y que sobresalgan en la Universidad.

Necesitamos santos que busquen tiempo cada día para rezar y que sepan enamorar en la pureza y castidad, o que consagren su castidad.

Necesitamos santos modernos, santos del siglo XXI con una espiritualidad insertada en nuestro tiempo.

Necesitamos santos comprometidos con los pobres y los necesarios cambios sociales.

Necesitamos santos que vivan en el mundo, se santifiquen en el mundo y que no tengan miedo de vivir en el mundo.

Necesitamos santos que tomen Coca Cola y coman hot-dogs, que sean internautas, que escuchen iPod.

Necesitamos santos que amen la Eucaristia y que no tengan vergüenza de tomar una cerveza o comer pizza el fin de semana con los amigos.

Necesitamos santos a los que les guste el cine, el teatro, la musica, la danza, el deporte.

Necesitamos santos sociables, abiertos, normales, amigos, alegres, compañeros.

Necesitamos santos que esten en el mundo y que sepan saborear las cosas puras y buenas del mundo, pero sin ser mundanos".

!Esos tenemos que ser nosotros!


Fuente: Facebook


Otros mensajes del Papa Francisco I:

martes, 23 de julio de 2013

Cuento sobre el amor en pareja: El hilo rojo


Cuenta una leyenda japonesa que un hilo rojo amarrado al dedo meñique une a dos personas destinadas a encontrarse.  

Hace mucho tiempo, un emperador se enteró de que en una de las provincias de su reino, vivía una bruja muy poderosa que tenía la capacidad de ver el hilo rojo del destino, así que mandó traerla ante su presencia.

Cuando la bruja llegó, el emperador le ordenó que buscara el otro extremo del hilo que llevaba atado al meñique y lo llevara ante la que sería su esposa. La bruja accedió a esta petición y  comenzó a seguir y seguir el hilo.

Esta búsqueda los llevó hasta un mercado en donde una pobre campesina, con una bebe en los brazos ofrecía sus productos. Al llegar hasta donde estaba la campesina, la bruja se detuvo frente a ella y la invitó a ponerse de pie.

La bruja hizo que el joven emperador se acercara y le dijo: - Aquí termina tu hilo.

Al escuchar esto, el emperador enfureció creyendo que era una burla de la bruja, empujo a la campesina que aún llevaba a su pequeña bebe en los brazos, y la hizo caer haciendo que la bebe se hiciera una gran herida en la frente. Inmediatamente ordeno a sus guardias que detuvieran a la bruja y le cortaran la cabeza.

Muchos años después, llego el momento en que el emperador debía casarse. Su corte le recomendó que desposara a la hija de un general muy poderoso. El emperador aceptó. 

Llegó el día de la boda, momento en que el Emperador vería por primera vez la cara de su futura esposa. Ella, entró al templo con un hermoso vestido y un velo que la cubría totalmente. Al levantarle el velo, el Emperador vio por primera vez que este hermoso rostro  tenía una gran cicatriz en la frente.

Anónimo

Mensaje del Papa Francisco a los jóvenes

imagen: morguefile

lunes, 22 de julio de 2013

Cuento Zen sobre el amor: La mujer ideal


Dijo el discípulo al Maestro:  
¡Encontré a la mujer de mi vida! 
¡Es una estatua griega! 
¡Es más hermosa que la luna llena! 
¡Que las flores!
¡Es una joya reluciente!...

Respondió el Maestro:
Hijo, detén tu entusiasmo y dime, además de hermosa ¿qué más es? 
¿Sabe comunicarse? 
¿Sabe relacionarse? 
¿Sabe salir adelante en los infortunios? 
¿Sabe dar un apoyo y ser vulnerable al mismo tiempo? 
¿Sabe ser mujer y hembra? 
 … Porque con la belleza no irás muy lejos.

Mariano Merino
imagen:morguefile